7 claves de reinvención empresarial para los protagonistas del futuro en la educación

Escribí esta columna de invención como un aporte para la sección de blog de Edoo, un sistema de gestión educativa digital para escuelas y universidades.

¿Cómo podemos subirnos al tren de la tecnología para avanzar de manera acelerada? A continuación, hago una recapitulación sobre una presentación con el mismo titulo que tuve el gusto de compartir el 27 de agosto invitado por el equipo de Edoo.

  1. El estudiante ha cambiado

Hay que entender que en la nueva normalidad no se trata solo de estar en casa y pasar más tiempo en la red. Los hábitos que hoy tienen los niños y adolescentes son completamente diferentes a los de hace tan solo 15 años. Hoy es común que cualquier persona a temprana edad tenga acceso a las nuevas tecnologías digitales. Aún recuerdo que en mi caso pude utilizar una computadora por primera vez al llegar a primero básico (7mo. año de educación en Guatemala). Actualmente mi sobrina de 5 años ya sabe utilizar Tablet, smartwatch y smartphone. Desde iLifebelthemos investigado profundamente este tema y hemos definido una división de estos nuevos comportamientos digitales en dos categorías: los hábitos coyunturales (hacer ejercicio en casa, telemedicina, eventos online, banca online, entrega a domicilio en CPG) y los hábitos estructurales (formación online, compra por internet, trabajo remoto, video reuniones). Los hábitos estructurales vienen para quedarse y por lo tanto nuestros procesos deben actualizarse a estos nuevos comportamientos de estudiantes y padres de familia.

  1. Las escuelas y centros de formación deben convertirse en protagonistas

Actualmente el protagonismo en nuestra sociedad lo tienen los influencers, las figuras políticas controversiales y los youtubers. Son pocas las instituciones académicas que han adoptado las plataformas digitales para reinventarse y esto es una gran oportunidad de diferenciación, sobre todo porque estando en la era de la información, más de la mitad de los trabajadores actuales necesitarán formación en nuevas habilidades en los próximos 5 años y donde estas personas buscaran opciones será en la red.

  1. No está mal reinventarse

Derivado de la pandemia 1500 millones de alumnos dejaron de asistir a las aulas en 2020. Muchos de ellos no cuentan con el apoyo de mentores y figuras que les guíen de manera personalizada. Acá es donde entra nuevamente la tecnología. Con el registro de datos es posible para las herramientas con inteligencia artificial personalizar los programas de formación y evaluación a cada estudiante para adaptar las lecciones a sus necesidades.  Estas ya son tecnologías que utilizamos en nuestro día a día, pero en otras industrias. Las personas que tienen Netflix muchas veces ven portadas diferentes para las mismas series y películas. El motivo es simple: Netflix conoce tan bien nuestros gustos que adapta las portadas en función de nuestros intereses. Eso hace que tengamos una experiencia de entretenimiento más memorable. Pasa lo mismo en la educación, con estas herramientas las experiencias de formación pasan a ser más interactivas y efectivas.

  1. Guía y educa acerca de ti mismo

Las personas en general se sienten cansadas y abrumadas ante tanto cambio y situaciones que se han presentado este año. Este fenómeno se observa a toda edad y condición. Lo anterior presenta una oportunidad a las instituciones académicas para aprovechar sus plataformas digitales y llegar con propuestas de contenido de formación no solo en las necesidades funcionales que tienen sus estudiantes y padres de familia, sino también en las necesidades emocionales. En las redes sociales existen 4 tipos de contenidos que son infalibles: contenido de entretenimiento (memes, humor), contenido bello (fotografías, arte, personas, música), contenido inspiracional (frases, superación personal, motivación, religión) y contenido de formación. En esta última categoría las instituciones académicas son expertas y simplemente lo que deben hacer es tomar parte de esa propuesta de formación y adaptarla a los formatos digitales para que las personas puedan ver un diferencial como institución.

  1. Construye una reputación poderosa para tu institución: convierte a cada estudiante, padre, profesor e inversor en un promotor.

Tener una solida reputación es fundamental en la actualidad. Las personas otorgan un enorme peso a las recomendaciones que reciben de plataformas acreditadas y de sus amigos y familiares. En ese sentido cualquier institución académica debe contar con un plan que le permita fortalecer su identidad digital y de esta manera tener un diferencial solido dentro del mercado. Las marcas que hoy lideran en diferentes industrias (Apple, Starbucks, Coca Cola, etc) invierten fuertemente en esta área porque saben que en la actualidad la percepción digital moldea la realidad de una institución ante el consumidor.

  1. Los detalles diferenciales son lo que cuenta

Otro gran cambio en la actualidad es que el 58% de la compra de bienes y servicios no está relacionado con el precio. Las instituciones académicas ya no son evaluadas tanto por el costo de su oferta formativa, sino más bien por los detalles, innovación y diferenciales que ofrece. Cada padre quiere lo mejor para sus hijos y no escatimará esfuerzos para elegir a una institución que le sepa mostrar con claridad sus credenciales.

  1. Activa una estrategia digital en su verdadero significado: innovación

Si bien las plataformas tecnológicas habilitadoras son importantes, igual de valioso es el proceso de gestión de innovación. De nada servirá implementar el mejor sistema de tutorías o mentorías en una escuela si esto se hace como un esfuerzo aislado. Así como las empresas tienen departamentos de marketing y contabilidad, hoy se necesita equipos de innovación que permitan a la institución construir innovaciones en procesos, productos, modelos, tecnología, etc. Una de las claves del futuro es la inteligencia artificial y hoy es una herramienta al alcance de todos. De acuerdo con la universidad de Stanford la IA en la educación se generalizará en los próximos 10 años, especialmente en las áreas de: Realidad Virtual, Robótica, Tutorización inteligente, Aprendizaje online y Analítica del Aprendizaje.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.